IMPACTO DEL ACOMPAÑAMIENTO TERAPÉUTICO EN EL CONTEXTO TERAPÉUTICO Y FAMILIAR DEL USUARIO

El rol que viene desempeñando el acompañante terapéutico en el proceso de rehabilitación de personas en condición de discapacidad, en este caso población que padece patologías como trastornos del neurodesarrollo (Discapacidad Intelectual, Trastorno del espectro Autista, Trastorno de Déficit de atención con Hiperactividad, Trastorno Global del Desarrollo, entre otros), viene siendo determinante y tomando relevancia entre los grupos interdisciplinarios de cada institución prestadora de Salud (IPS), así como dentro del plan integral de rehabilitación ofrecido por cada Entidad Prestadora de Salud (EPS), y entes reguladores de esta temática a nivel Nacional. Dicha labor ejercida diariamente por Psicólogos (as), Psicopedagogos, se ubica en un lugar estratégico dentro del plan de intervención realizado a cada usuario, ya que este profesional cuenta con la responsabilidad de generar que la relación que tenga su usuario con sus diferentes contextos sea lo más adaptativo posible, brindarle al mismo herramientas de afrontamiento ante las situaciones problema para que este a medida que avance el plan de intervención tenga la capacidad de desenvolverse con mayor independencia y disminuir paulatinamente dichas conductas problema que sin duda causan un desgaste físico y emocional tanto en el usuario como en sus cuidadores.

De igual manera el rol ejercido por el profesional no se limita  únicamente al contexto clínico en la IPS, este juega un papel importante en el contexto familiar del usuario, porque es en este lugar donde la mayoría del proceso terapéutico se refuerza, por esto el trabajo con los cuidadores debe ser constante, mancomunado y con retroalimentaciones constructivas y permanentes de manera bidireccional, con esto se logra que los objetivos establecidos se cumplan en su totalidad o se logren avances significativos. Siguiendo por la misma línea es importante mencionar que la presencia de un profesional en el contexto familiar es de gran utilidad, ya que este, aparte de realizar su intervención con el paciente puede identificar las diferentes problemáticas a nivel de salud mental que probablemente se puedan presentar en el sistema familiar, ya que según diferentes investigaciones, una de ellas realizada por Aranda (2017), donde menciona que los cuidadores primarios cuentan con una alta probabilidad de  desarrollar trastornos de ansiedad y depresión. Dichas situaciones se pueden presentar debido a las largas jornadas laborales, niveles altos de estrés, cortos ciclos del sueño, entre otras variables. Entonces retomando lo anterior otra tarea de modo transversal que puede realizar el profesional es realizar una adecuada ruta de atención, donde se orienta a dicho cuidador cuales son los pasos necesarios para que por medio de su EPS cuente con la asistencia, médica y psicológica que requiera para que su calidad de vida mejore y sin duda esta acción tendrá un impacto positivo en su núcleo familiar y en el usuario.

All comments (1)

Add your thoughts

Your email address will not be published. Required fields are marked *